Todas las entradas.

jueves, 26 de mayo de 2011

Fragilidad


Ser consciente de lo frágil que es la vida,

hace que, inevitablemente, tiemblen mis manos.


Tengo una razón suficiente para vivir cien años,

pero la vida es una hoja que puede desprenderla el viento

y, de solo pensarlo, mi corazón dá un vuelco.


Oh Dios, sé que mi vida depende de tu voluntad,

pero asegurame vivir hasta que sus alas puedan volar...

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar