Todas las entradas.

miércoles, 21 de abril de 2010

Tan


Tan frágil que el viento pide permiso a Dios para rozarte.

Tan dependiente que sería un pecado ausentarme un solo instante.

Tan pequeña que mis brazos bastan para abrazarte, sostenerte, cobijarte.

Tan necesaria que mi vida sin ti no tiene sentido...

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar