Todas las entradas.

martes, 13 de octubre de 2009

Ardua tarea


Ya perdió, el calendario,
varias de sus hojas.

El otoño se fue, despacito,
por la sombra.

Llegó danzante, cual bailarina,
la primavera.

Y yo, aquí,
acomodando el mundo
para cuando vengas.

Recogiendo, del camino,
las flores más coquetas.

Puntada de aguja e hilo,
cosiendo amor y entrega.

Barriendo, de los rincones,
injusticias y tristezas.

Pintando color de rosa,
el sendero de tus pasos.

Ningún esfuerzo es en vano,
tu felicidad es mi única meta.

Mientras tanto, arrorró mi niña
en mi vientre, cuna perfecta.

Pues yo tengo ardua tarea:
acomodar el mundo
para cuando vengas.

6 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar