Todas las entradas.

martes, 5 de agosto de 2008

Creencia


¿Acaso crees que soy una leve brisa
y pretendes que sumisa permanezca?
No intentes apaciguar mi alma,
pues no evitarás que desate su tormenta.

¿Acaso crees que soy una margarita
y pretendes que a tus manos me someta?
No intentes deshojar mis pétalos,
olvida que te quiera por esa vieja creencia.

¿Acaso crees que soy una musa callada
y que debo enmudecer mis pensamientos?
No todas las palabras se las lleva el viento,
me ahogo en un grito pues no sé de silencios.

¿Acaso crees que eres el alfarero de mi vida,
que moldeas a tu gusto los detalles mi alma?
Es cierto que eres dueño de mis sentimientos,
pero inútil forjarme a tu imagen y semejanza.

3 comentarios:

  1. Amar no es perder la libertad, aunque muchos lo crean así.
    Cada uno sigue siendo uno y se complementa con el otro en el amor, logrando entre los dos, ser algo mejor.
    Preciosa poesía, que habla de sentimientos verdaderos y maduros.
    Me encanta visitarte, por eso vuelvo una y otra vez.
    Te dejo un beso y deseo que pases un hermoso fin de semana.
    Eliana

    ResponderEliminar
  2. Antes que nada, gracias por visitarme, es un placer encontrar tan bellas letras por este camino, tu poesía además de bella es demasiado cierta, uno ama para ser amado tal y cómo uno es, no para ser cambiado por la otra persona, aunque, es triste, muchos todavía no entienden eso... yo siempre he pensado que querer cambiar a alguien es como querer asesinarle.
    Saludos saturnianos!
    Me alegro de haber pasado por estos rumbos y seguiré pasando.
    =^^=

    ResponderEliminar
  3. Me encantó la comparativa que llevas aquí, y la necesidad de afianzar las libertades individuales, ya que sin ellas no creceríamos como persona y poco aportaríamos a una relación. Sin duda se lleva mi voto. Escribes muy bien, y gracias por acordarte de mi, saludos..

    ResponderEliminar