Todas las entradas.

sábado, 31 de mayo de 2008

Protección


Trátame como si fuera una rosa en tus manos,
acaricia, sutilmente, mis pétalos con tal miedo
de que el roce desnude mi tallo por completo.

Óyeme como si fuera un caracol deshabitado,
llévame a tus oídos para oír el rugir del mar,
pero si no lo haces atentamente, enmudecerá.

Cuídame como si fuera una mariposa en tus manos,
atrápame, suavemente, pues con el brusco tacto,
mis alas podrían deshacerse en el mismo acto.

Ámame como si fuera un mortal desamparado,
propíname el agua y el pan para subsistir,
más quédate a mi lado pues, de frío, podría morir.

3 comentarios:

  1. No puedes negar que llevas en el alma una parte de Alfonsina Storni.
    ¡¡Que bien dices las cosas!!, me encantó tu página

    SIGUE ASÍ!!!!

    AfECTUOSAMENTE
    María Rosa ( Negra)

    ResponderEliminar
  2. Profundo... me gustó mucho el blog, te invito a suscribirte al mío como yo lo haré con el tuyo

    Suerte en todo!

    ResponderEliminar
  3. Muy linda tu poesia, me gusto mucho

    ResponderEliminar